EL MISTERIO DEL TELEVISOR

Por: Sebastián Umaña Peinado

Llegaron las vacaciones y Federico estaba muy emocionado por los planes que tenía. Sus padres Clara y Cristian no tenían vacaciones debido a situaciones del trabajo, por lo que Federico estaría la mayor parte del tiempo solo en su casa.

Federico empezó sus aventuras pensando que tendría libertad porque sus padres no estaban. El miércoles de esa semana decidió hacer un experimento que había visto en internet, el cual consistía en introducir mentas dentro de una gaseosa, lo que le pareció muy divertido. Fue así como Federico tomó la decisión de ir a la tienda más cercana a comprar los materiales para realizar dicho experimento. Cuando regresó a casa, se puso manos a la obra, pero no tuvo las debidas precauciones para realizarlo, las cuales especificaban que tenía que hacer el experimento en un lugar abierto para evitar cualquier daño.

Federico simplemente lo olvidó y lo hizo en la sala de su casa, exponiéndose a cualquier tipo de daño que esto pudiera causar. En el momento de hacer todo, en medio de su emoción, vio que fue una reacción muy rápida y fuerte, haciendo explotar la botella, donde uno de los pedazos impactó el televisor, dañándolo inmediatamente.

Federico estaba muy preocupado ya que al encender el televisor no lograba verse nada, entonces entre toda la preocupación y culpa, decidió esconder el cable de corriente del televisor, para que así sus padres no puedan prenderlo y no le culparan del daño.

En la noche cuando llegaron sus padres y observaron que todo estaba tranquilo y normal, decidieron pedir una comida a domicilio debido a que no habían cenado por estar en el trabajo; mientras esperaban la comida, Cristian quiso prender el televisor de la sala para distraerse un rato, pero se dio cuenta que el cable no estaba, razón por la cual le preguntó a Federico si él sabía algo del cable, pero Federico miente y dice que no sabe nada. Para sorpresa de Federico, había un cable de repuesto por si el cable original se dañaba o se perdía. Entonces Cristian conectó el televisor y lo encendió, pero al encenderlo vio que estaba roto.

Federico estaba muy nervioso por ver que ya se habían dado cuenta, su padre se percató de sus nervios y lo reprendió por ocultar toda la verdad.

Federico en ese instante logró entender que cuando se realizan experimentos en casa se deben seguir todas las indicaciones de seguridad y siempre se debe estar en compañía de un adulto responsable que ayude a controlar los riesgos. Así mismo, se dio cuenta que la libertad implicaba una responsabilidad y ante cualquier situación siempre es mejor decir la verdad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *